Siempre que abandonamos nuestra residencia abrimos la posibilidad de que nos ocupen nuestra casa.   

Por desgracia, las leyes españolas no protegen demasiado a los propietarios y no nos queda más remedio que protegernos por nosotros mismos ante las ocupaciones.

Estamos seguros de que siempre han oído eso de que "si el ladrón quiere, abre la puerta", y eso no es cierto.

Si la inversión en seguridad es cero evidentemente el ladrón u ocupa puede abrir la puerta, ellos si han invertido en poder abrir su puerta.  Si usted invierte en una puerta antiocupa, las posibilidades de que entren se reducirán prácticamente a cero. 

Simplemente equipararemos la inversión del ladrón/ocupa para evitar su entrada. 

¿Qué es una puerta antiocupa?

Una puerta antiocupa es una puerta con todos sus puntos y características reforzados, aumentando la seguridad en caso de bumping, forcejeo, presiones, golpes o cualquier otro ataque con el que intenten entrar.

Por ello, son puertas reforzadas con escudos, cerraduras de varios puntos, cilindros antibumping, refuerzos interiores, aumento en el número de bisagras y otras características que hacen que no sea posible su apertura.

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Wix Google+ page